Ventilación mecánica

¿Qué es la ventilación mecánica controlada y cómo funciona?

No es ninguna novedad que la calidad del aire interior suele ser peor que la del aire exterior. Las fuentes de «contaminación» del aire suelen ser múltiples y frecuentes, con tendencias recurrentes. En Magallón Instalaciones Pensamos en la condensación en la cocina o el baño, pero también en el moho debido a la humedad y el dióxido de carbono, el humo de los cigarrillos, la pintura de los muebles o los productos. Todos estos elementos pueden influir muy negativamente en la salud, sobre todo para las personas con alergias y problemas respiratorios.

La VMC, o sistemas de ventilación mecánica controlada, es una solución inteligente frente a los sistemas tradicionales de climatización que conocemos, pero también favorece el intercambio de aire y, por tanto, la salubridad de las estancias del hogar. La ventilación se distribuye de forma uniforme durante las 24 horas del día y se controla mediante un sistema que favorece el intercambio de aire sin desperdicios ni excesos. El aire exterior se calienta para que pueda entrar en la vivienda sin provocar cambios significativos de temperatura.

¿Qué es el sistema VMC y cómo funciona?

El sistema de Ventilación Mecánica Controlada (VMC) es un sistema mecánico controlado de intercambio de aire y filtrado continuo, diseñado para un entorno circunscrito como una vivienda u oficina.

Su funcionamiento varía según el modelo, pero suele funcionar así: el aire agotado y sucio se extrae, mientras que el aire rico y limpio del exterior se introduce en la vivienda. Este efecto no se limita a cuando se ventila la casa (por ejemplo, abriendo las ventanas), sino que se diluye a lo largo de las 24 horas de forma automática y continúa para que se pueda respirar buen aire en cualquier momento del día.

Los ventiladores de bajo consumo y poco ruido aspiran el aire exterior relativamente frío, lo filtran y lo devuelven al interior. Una tubería paralela aspira el aire viciado más caliente de la casa. La transferencia de calor entre el aire interior y el exterior tiene lugar en una parte del sistema llamada intercambiador de calor. El filtrado del aire exterior que se introduce en las habitaciones se realiza a través de un filtro de alta capacidad que retiene el polvo y las partículas que hay en el aire.

En Magallón Instalaciones somos expertos en todo tipo de calefacciones

¿Por qué elegir un sistema de ventilación mecánica controlada (VMC)?

Las personas que sufren problemas respiratorios o alergias deben mantener siempre controlada la calidad del aire de su casa u oficina. Un sistema  de ventilación mecánica controlada (VMC) controla y limpia constantemente el aire. Al instalar dispositivos contra el polen y el polvo fino, el aire de su casa olerá diferente y será más sano para todos, incluso para los que tienen dificultades respiratorias.

No sólo un mejor aire, sino también un importante ahorro en costes de calefacción. Algunos dispositivos de ventilación mecánica controlada están equipados con un intercambiador de calor entálpico. Este sistema recupera el calor sensible y latente (es decir, el calor contenido en la humedad) del aire saliente, y contribuye a reducir considerablemente los costes de calefacción.

Las ventajas de un sistema de ventilación mecánica controlada (VMC) para su hogar

Hay muchos riesgos asociados a la permanencia durante largos periodos de tiempo en habitaciones donde el aire está cargado de moho, malos vapores, polen y polvo fino. Este descuido, a menudo debido a una mala ventilación o a la falta de ella, puede acabar afectando a la salud de nuestros pulmones. Por ello, un sistema de ventilación controlada garantiza un aire sano y respirable en todo momento del día, e independientemente de las condiciones climáticas externas.

Los filtros del interior del sistema limpian el aire exterior y arrojan el aire viciado de la casa al exterior, liberando aire fresco y rico en oxígeno. Además de controlar la calidad del aire, el sistema VMC controla el calor del aire, garantizando que se devuelva a la vivienda a una temperatura constante.

Los sistemas VMC pueden cubrir una sola habitación, como un dormitorio, o extenderse por toda la superficie del piso, en cuyo caso se denominan descentralizados.

¿Cuánto cuesta un sistema de ventilación mecánica controlada?

El coste de un sistema de ventilación mecánica controlada varía en función del tamaño del sistema que se desee adquirir, pero también de los factores que pueden afectar al coste final. Uno de los elementos variables más importantes es el recuperador de calor que, dependiendo de su rendimiento, puede aumentar bastante el coste del sistema. Otra variable es la capacidad de filtración del sistema. Y eso no es todo: los sistemas de ventilación mecánica controlada (VMC) pueden controlarse a distancia gracias a los sistemas de automatización del hogar, y pueden equiparse con sensores higrométricos, de COV y de CO2 para controlar la situación en cualquier momento del día, incluso si se está lejos.

El precio medio de un sistema VMC empieza en 500 euros y llega hasta los 1.000 euros, incluidos los costes de instalación, para un sistema de una habitación con recuperación de calor. El precio se dispara cuando se quiere llevar la ventilación mecánica, por ejemplo, a todo un edificio.

En Magallón instalaciones, somos expertos en la instalación y mantenimiento de sistemas de aerotermia y geotermia. Llámanos e infórmate sin compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba