aerotermia

¿Cómo funciona la aerotermia por suelo radiante?

¿Sabía que la calefacción por suelo radiante mediante aerotermia es una de las formas más eficaces de calentar su casa? Esto se debe a que crea un calor uniforme y consistente en toda la habitación, reduciendo los puntos fríos asociados a los sistemas de radiadores más utilizados usando un sistema eficiente como es la aerotermia.

La instalación de este tipo de sistemas de calefacción por suelo radiante en una vivienda puede resultar molesta y costosa, y aunque no es imposible, es más adecuada para un proyecto de autoconstrucción o para la construcción de una ampliación, ya que podrá incluir el sistema de aerotermia por suelo radiante en su programa de construcción.

Esta guía examina las preguntas más frecuentes sobre la aerotermia por suelo radiante, desde los tipos disponibles hasta su coste, los pros y los contras, y cómo afectará al nivel del suelo.

¿Qué es el suelo radiante por aerotermia?

El suelo radiante por aerotermia consiste en la instalación de un sistema (de tubos o cables) en el suelo. El suelo, en esencia, se convierte en todo un radiador que calienta la habitación.

Calienta la habitación desde el suelo y ofrece mejores niveles de confort, así como una menor demanda de su caldera que un sistema de radiadores tradicional. Esto se debe a que la calefacción por suelo radiante tiene una temperatura de funcionamiento más baja (alrededor de 40°C) que un sistema de radiadores, que normalmente funciona a unos 65°C.

La calefacción por suelo radiante funciona muy bien con la tecnología renovable, como las bombas de calor, que tienen un caudal bajo.

Tipos de suelo radiante

  • Suelo radiante húmedo
  • Suelo radiante eléctrico

En términos básicos, un sistema de calefacción por suelo radiante por aerotermia cuenta con tuberías, llenas de agua caliente y alimentadas por una caldera o una bomba de calor, ocultas en el suelo, y normalmente empotradas en un pavimento.

Este es el mejor tipo de calefacción por suelo radiante para quienes construyen desde cero o planean un sistema para toda la casa.

El suelo radiante eléctrico suele ser más barato y fácil de instalar que el suelo radiante por aerotermia. Sin embargo, los costes de funcionamiento pueden ser tres veces superiores.

Uno de los usos más comunes -y peores- de la calefacción por suelo radiante eléctrico es en un invernadero. Normalmente, estas zonas necesitan mucho calor y se utilizan durante periodos relativamente largos del día (en comparación con un baño).

En ese caso, el coste de funcionamiento se convierte en la cuestión principal y el problema y el gasto adicionales de un sistema por aerotermia merecen la pena.

Si opta por un sistema de calefacción por suelo radiante para toda la casa, habrá tuberías separadas en cada habitación. Esto le permite controlar cuándo se calientan esas habitaciones o «zonas» y durante cuánto tiempo, evitando que tenga que calentar espacios desocupados.

Existen dos tipos de calefacción por suelo radiante por aerotermia:

  • La calefacción por suelo radiante enterrado consiste en colocar las tuberías en el pavimento. El pavimento está acabado, enterrando las tuberías, y las diferentes zonas están controladas por el colector de calefacción por suelo radiante. Este es el sistema de calefacción por suelo radiante húmedo más eficaz, pero es más adecuado para las ampliaciones y las nuevas construcciones en las que se requiere un nuevo pavimento.
  • La calefacción por suelo radiante montada en superficie consiste en sistemas especializados que instalan las tuberías de agua caliente en paneles aislados. Están diseñados para ser de bajo perfil, añadiendo sólo 1,5 cm al nivel del suelo, aunque esto seguirá causando algunos problemas cuando se instalen posteriormente. Además, estos sistemas suelen ser más caros.

¿Cómo funciona el suelo radiante?

Irónicamente, tal vez, la calefacción por suelo radiante está más cerca de ser un «radiador» que un radiador. La calefacción por suelo radiante calienta la masa del suelo (el pavimento y el acabado del suelo) y ese calor se irradia (en su mayor parte) a la habitación; hay algo de convección, pero más del 80% de la transferencia de calor es por radiación.

El efecto de esto es que el UFH calienta la habitación desde el suelo hacia arriba, proporcionando un calor uniforme en toda la habitación, eliminando los puntos fríos y proporcionando así más confort. También significa que nos sentimos más calientes antes.

Así, si queremos fijar la temperatura de la habitación en 20°C, un sistema de radiadores necesitará que el techo alcance los 21°C o 22°C para que nos sintamos cómodos mientras vemos la tele.

Con un sistema UFH, el techo puede estar a 18ºC y seguiremos teniendo unos cómodos 20ºC a la altura del sofá.

¿Cuáles son las ventajas del suelo radiante por aerotermia?

  • Reduce los puntos fríos en grandes áreas.
  • Funciona a una temperatura más baja que los radiadores, lo que significa que la calefacción por suelo radiante es más eficiente desde el punto de vista energético.
  • Es compatible con muchos tipos de suelos.
  • Elimina la necesidad de radiadores que roban espacio. La calefacción por suelo radiante aumenta la superficie disponible de una casa en un 15%.
  • Más seguro para los niños y mejor para la calidad del aire interior.

En Magallón instalaciones, somos expertos en la instalación y mantenimiento de sistemas de aerotermia y geotermia. Llámanos e infórmate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba