caldera de gas

¿Cada cuanto tiempo se debe cambiar de una caldera de gas?

Suponemos que le gusta tener una casa cálida y acogedora a la que volver durante esos desagradables meses de invierno. Pero es fácil olvidar lo mucho que dependemos de nuestra caldera para mantenernos cómodos y contentos en casa, saber cuándo hay que sustituirla debería ser su prioridad número uno.

¿Quieres saber cuándo debes cambiar tu caldera de gas? Por supuesto, están los signos obvios -como tener que soportar una ducha insoportablemente fría de la nada-, pero hemos recopilado una lista de las cosas menos obvias a las que debes prestar atención cuando tu caldera de gas está a punto de estropearse. Desde Magallón instalaciones descubra las principales señales de advertencia de que su caldera necesita ser reemplazada a continuación:

Lleva más de 15 años con su caldera

Nos dicen que debemos respetar a nuestros mayores, pero cuando se trata de calderas, ese dicho se va por la ventana. La duración de la vida de cada caldera varía, dependiendo de un montón de razones diferentes, pero en última instancia, su caldera de gas debe durar hasta 15 años. Si su caldera de gas consigue llegar a ese tiempo, es probable que después de ese momento no le sirva de mucho.

Por lo tanto, si su caldera se está acercando a sus últimos años de vida, es el momento de  invertir en una caldera de gas nueva, a pesar de lo mucho que pueda dolerle desembolsar esa cantidad de dinero.

Si organiza revisiones anuales, también mantendrá el bienestar de su caldera, lo que aumentará la probabilidad de que tenga una vida larga y saludable, e incluso de que llegue a los 15 años.

Piénsalo como si tuvieras un coche: para mantenerlo y asegurarnos de que no tiene ninguna avería, pasamos la ITV, lo que evitará cualquier avería no deseada. Así que, para evitar sorpresas desagradables e inoportunas este invierno, acuérdate de hacer una revisión de tu caldera.

Su caldera tiene una fuga

Una fuga no siempre significa que sea el momento de deshacerse de la caldera y salir corriendo; puede significar simplemente que hay algún tipo de problema con un componente interno, como una junta o una válvula. En este caso, es el momento de llamar a un técnico, antes de que se produzcan otros problemas, como óxido y corrosión, o daños estructurales en su casa, que definitivamente querrá evitar.

Si las fugas son cada vez más frecuentes, es una señal de que su caldera de gas ya no es la jovencita que solía ser, y necesita ser reemplazada.

Sobre todo, tener una fuga en tu caldera significará que tu calefacción será ineficiente, dejándote esperando impacientemente a que los radiadores hagan su magia.

 Tus radiadores tardan más en calentarse

Esto no quiere decir que cada vez que estés esperando a que la calefacción empiece a calentarte, debas entrar en pánico y comprar una caldera nueva. Mantenga la calma.

A veces, si tus radiadores tardan en calentarse, puede significar una avería interna, pero a menudo es señal de una caldera desgastada que se acerca al final de sus días.

Sus facturas de energía aumentan

Si las facturas de gas aumentan de forma exponencial mes a mes es probable que su caldera de gas deba ser sustituida. El rendimiento de una caldera suele disminuir a medida que envejece, lo que hace que las facturas de energía sean más caras.

En lugar de entrar en pánico y desechar su caldera de inmediato, empiece por comprobar su grado de eficiencia.

Tu caldera de gas desprende mal olor

No estamos siendo pedantes: una caldera que huele mal puede ser señal de una caldera peligrosa.

Aunque el monóxido de carbono no tiene olor, una caldera que huele mal puede ser señal de una posible fuga de gas. Si este es el caso, apague su caldera inmediatamente y contacte con un técnico urgentemente. Una vez superado este fiasco, quizá debas pensar en adquirir una caldera de repuesto.

Tu caldera no es de categoría «A”

Hay una gran diferencia entre las calderas de grado A y las de grado G. Esta diferencia no sólo significa que las calderas de grado G son ineficientes, sino que también pueden ser mucho más costosas. Para ponerlo en perspectiva, si utiliza una caldera de grado G, por cada euro que gasta en su factura de calefacción, está desperdiciando 30 céntimos en energía perdida.

Puede que esto no parezca mucho, pero cuando se da un paso atrás y se mira el panorama general a lo largo de un año, la sustitución de la caldera por un modelo más eficiente energéticamente podría ahorrarle hasta 305 euros al año en sus facturas de calefacción.

Los repuestos de la caldera de gas no son fáciles de encontrar

Si le cuesta encontrar las piezas correctas para la marca o el modelo concreto de su caldera, a menudo puede significar que su caldera está empeorando.

Aproveche esta oportunidad y sustituya su caldera antes de que acabe experimentando uno de los siete signos anteriores, lo que probablemente le hará pagar facturas más caras.

Ahora ya sabes los signos principales que le permitirán saber si debe cambiar su caldera de gas.

En Magallón instalaciones, somos expertos en la instalación y mantenimiento de sistemas de aerotermia y geotermia. Llámanos e infórmate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba