geotermia o aerotermia

¿Qué es mejor? ¿sistema de aerotermia o geotermia?

Ahora que se acerca el verano, le ofrecemos una comparación detallada entre dos sistemas de producción de frío y calor para afrontar el calor con serenidad sin arruinarse. En efecto, es imprescindible disponer de un sistema eficaz y económico a riesgo de ver disparada la factura energética. Los dos sistemas comparados responden a estos criterios, pero aquí están las ventajas y desventajas que le harán decidir entre una bomba de calor aerotérmica (PAC) y un sistema de geotérmica.

Principios de funcionamiento

Estos dos sistemas tienen un punto esencial en común desde el punto de vista ecológico y económico: utilizan energías renovables. El sistema aerotérmico utiliza el calor presente de forma natural en el aire, el sistema geotérmico utiliza el calor de la tierra. Este calor es por tanto muy ventajoso: es una fuente de energía gratuita e inagotable. Esta energía en forma de calorías se utilizará para calentar el interior de una casa de forma eficiente.

Existen dos tipos de bombas de calor para la calefacción aerotérmica: la bomba de calor aire-aire y la bomba de calor aire-agua.

El principio es casi el mismo: en ambos casos se utiliza un fluido caloportador para almacenar energía y hacerla circular entre una unidad exterior encargada de captar las calorías del aire y una unidad interior encargada de difundir estas calorías en la casa. Pero la diferencia radica en el sistema de difusión de esta energía: el PAC aire-aire utiliza un fan coil mientras que el PAC aire-agua utiliza un condensador para inyectar calor en el circuito de calefacción existente.

En cuanto a la energía geotérmica, el principio es similar al de la aerotermia, pero el funcionamiento es diferente. De hecho, la unidad exterior está compuesta por sensores que pueden ser horizontales o verticales. Las calorías extraídas del suelo son transportadas por el fluido de transferencia de calor a la bomba de calor, que distribuirá el calor a través de unidades de fan coil o a través de radiadores o suelo radiante si la casa tiene calefacción central.

aerotermia o geotermia

Condiciones de instalación

La energía geotérmica requiere más trabajo y, por tanto, las condiciones de instalación son más numerosas que la aerotermia. De hecho, para poder instalar colectores horizontales, es imprescindible disponer de un terreno bastante inclinado y grande (la superficie del colector debe ser al menos 1,5 veces la superficie de la casa que se va a calentar). La naturaleza geológica también influye porque no debe ser demasiado arcillosa, ni entrar en la categoría de los terraplenes y la roca no debe ser demasiado dura. Menos habitual, el colector vertical requiere un permiso expedido por el ayuntamiento.

En cuanto a la aerotermia, la bomba de calor aire-aire es adecuada para todo tipo de viviendas. Todo lo que necesitas es un espacio exterior bien ventilado: un jardín o un patio. Lo mismo ocurre con la bomba de calor aire-agua, pero la casa debe tener calefacción central para distribuir el calor (compatible con un sistema de baja o alta temperatura).

Costes de instalación

Dadas las características técnicas, la energía geotérmica es más cara de instalar porque es más compleja de implementar. Por ejemplo, para instalar colectores verticales, hay que colocar dos sondas a una distancia de unos 10 metros, bajando hasta una profundidad de 20 a 80 metros. Por tanto, el coste de instalación es elevado para este tipo de solución, mientras que una bomba de calor aire-aire requiere menos trabajo.

Costes y ahorros de explotación

Los sistemas aerotérmicos y geotérmicos consumen de 3 a 5 veces menos energía que un sistema de calefacción convencional (petróleo, electricidad, gas).

Por tanto, estas soluciones se amortizan en pocos años. Sin embargo, el consumo de electricidad es necesario para hacer circular el fluido térmico: todos los sistemas de bomba de calor utilizan un compresor.

La eficiencia energética se mide por el coeficiente de rendimiento de la bomba de calor, llamado COP. Representa el número de KWh de calor producidos por 1 KWh de electricidad consumida. Este indicador es, por tanto, muy útil para conocer la eficiencia de una bomba de calor y el potencial de ahorro energético.

Estos son los COP de tres bombas de calor:

  • Bombas de calor aire-aire: entre 2 y 3
  • Bombas de calor aire-agua: entre 3 y 4
  • Bomba de calor geotérmica: entre 3 y 5

Por tanto, este coeficiente puede variar en función de la instalación, pero también de las condiciones climáticas. En efecto, la aerotermia permite una producción de calor hasta -15°C pero consumirá más electricidad y, por tanto, tendrá un COP inferior. En cuanto a la energía geotérmica, las variaciones de temperatura son menos perceptibles en la tierra que en el aire, por lo que la bomba de calor sigue siendo eficaz incluso con temperaturas invernales.

Pero sería conveniente acoplar una bomba de calor a las instalaciones existentes. Mantener otro sistema de calefacción auxiliar, por ejemplo radiadores eléctricos con una bomba de calor aire-aire, optimizaría la eficiencia energética y el confort.

La geotermia y la aerotermia permiten reducir el coste de los combustibles fósiles (cuyo precio no deja de aumentar) y preservar así los recursos del planeta. Lo ideal es combinar un sistema de bomba de calor con un buen aislamiento para minimizar la necesidad de calefacción auxiliar y reducir así la factura energética.

En Magallón instalaciones, somos expertos en la instalación y mantenimiento de sistemas de aerotermia y geotermia. Llámanos e infórmate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba