suelo radiante

Suelo radiante

El suelo radiante es un sistema de calefacción que funciona gracias a la canalización de una fuente de calor debajo del suelo.

Su funcionamiento se basa en una red de tubería plástica, o cableado, que se instala bajo el pavimento y hace circular agua o electricidad provocando que el calor o el frío se irradie de forma homogénea desde el suelo a diferencia de las calderas convencionales.

El suelo radiante es una de las opciones más solicitadas como alternativa al sistema de calefacción tradicional.  Permite convertir la superficie más amplia de la casa en una gran fuente de calor.

Cuenta con dos modalidades en función del suministro utilizado:

  • Agua caliente: La modalidad más común. Su instalación y mantenimiento requieren altos conocimientos técnicos y mayor inversión. Pero su consumo de energía es muy reducido
  • Electricidad: No precisa de mantenimiento específico, pero hay que elevar la potencia eléctrica del hogar, por lo que incrementa las facturas de luz

Ventajas del suelo radiante

Ahorro

Los sistemas de suelo radiante funcionan con un circuito de agua a baja temperatura (30-45º) frente a los sistemas tradicionales (80-85º).

Por ello, el uso de suelo radiante consume entre un 10% y un 20% menos en relación a otros sistemas de calefacción convencional.

Eficiencia

Los circuitos que transportan el agua son muy delgados (6-10 mm), el caudal a mover es mínimo. La energía necesaria para calentar o enfriar la superficie es muy reducida.

Responsable con el medio ambiente

Al tener un consumo más bajo, utiliza fuentes de energía renovables, como aerotermia o geotermia. Bombas de calor o energía solar a través de sistemas híbridos.

Esto aumenta la calificación energética de tu vivienda.

Estética

Se instala bajo el suelo o tras la pared, los elementos calefactores no se ven. No hay radiadores que ocupen espacio, tan solo un armario para los colectores hidráulicos

Calor o frío

Una única instalación de suelo radiante se puede utilizar tanto para calefacción como para enfriamiento.

Confort

El suelo radiante hace que la temperatura del aire a la altura de los pies sea superior a la temperatura del aire de la cabeza, mejorando la sensación de confort.

El calor se reparte de forma uniforme por toda la casa y no se acumula en zonas puntuales

Salud

Al no producirse corrientes de aire se mejora la calidad del aire interior: reduce el polvo, no produce sequedad y la baja humedad evita la aparición de ácaros.

Como cualquier sistema de climatización, cuenta con una serie de inconvenientes:

  • El precio del suelo radiante es de unos 40 euros/m2, por lo que requiere una mayor inversión que otros sistemas. Sin embargo, con el ahorro del consumo, esta inversión se rentabiliza a corto plazo.
  • Son sistemas de alta inercia térmica, no se adaptan bien a cambios bruscos de temperatura ya que necesitan más tiempo para calentar o enfriar. Por lo que se recomienda un uso continuo y no intermitente.
  • Para la instalación se levanta todo el pavimento, por lo que suele usarse en obra nueva o reformas integrales

¿Cómo saber si el suelo radiante es la mejor opción para tu vivienda?

El suelo radiante se puede instalar tanto en viviendas unifamiliares como en un edificio de viviendas. También lo encontramos en hospitales, oficinas, residencias para la tercera edad, guarderías o complejos deportivos.

Para determinar si el suelo radiante es el mejor sistema de calefacción para tu vivienda, se debe realizar un cálculo de pérdida de calor. Así se puede observar cómo es el aislamiento de la vivienda y si se cumplen o no los requisitos de calefacción de la superficie.

La instalación y el mantenimiento requieren un gran conocimiento técnico. Por eso, debes contar con profesionales como los nuestros para ayudarte y asesorarte en todo lo que necesites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba